Para el desarrollo de las empresas se ha de realizar una auditoría de procesos, que ayude a las organizaciones ante los cambios permanentes en los mercados, la competencia y la tecnología. Esta revisión ayudará a la gerencia a establecer mejor o replantearse la misión, los valores, los objetivos y las estrategias a seguir para su compañía.

Buscando en los procesos los flujos de actividad, información, decisión y recursos para ofrecer los servicios de forma eficiente, eficaz y económica, para alcanzar los factores críticos de éxito definidos por la Dirección en función de su misión.

Se desarrolla un plan de acción en donde se utilizaran indicadores de gestión, para la medición de las variables principales que se incorporarán en un cuadro de mando definido.

De forma periódica se analizan los factores críticos para definir cuantitativamente su grado de eficiencia, efectividad y economía, incluyendo un gestor de adaptabilidad que vaya permitiendo la cuantificación de las variables a los objetivos fijados.

Todas estas herramientas ayudarán a fijar cuáles son los procesos críticos de la organización para que, a través de sugerencias y correcciones continuas y periódicas, se alcancen los objetivos.